lunes, 24 de noviembre de 2014

UN PUNTO MÁS CERCA

Como todo en la vida, un punto puede ser mucho o puede ser poco. En este momento, tenemos esa dualidad. No sabemos si es mucho o poco. Lo que si sabemos es que llegamos a 7 puntos y dependemos de nosotros al 100% para clasificar a la final. Dependemos de ganar nuestros dos partidos de local y llegaríamos 13 puntos, por lo que nos haríamos inalcanzables gracias al punto invisible.

En un partido de altísima tensión en Neiva, en nuestra cancha maldita, rompimos una nueva estadística, logramos convertir un nuevo penal. Como si se tratara de un chiste, Camilo Vargas se apoderó del balón y lo cobró como mandan los cánones del fútbol. Duro, al centro. Totalmente inatajable.

De ahí en adelante se vivió un partidazo en el cancha del Plazas Alcid. Santa fe muy metido en su terreno con un Huila que no iba a dar la más mínima ventaja. Tanto así que a punta de centros, presión y ganas, nos empataron.

Cuando todo parecía que iba a ser peor, Cuero ganó un cabezazo que se metió en el fondo de la red y con una muy divertida celebración decretó el 1 a 2.

Pero Huila volvió a despertar por dos razones. La primera porque tienen un gran equipo. Con pocas figuras pero muy bien dirigido y asistido. Segundo porque contaron con la complicidad del árbitro Roldán (paisa) quien se vio totalmente parcializado a favor del equipo de su tierra.

Primero, en un corner inexistente se gesta el segundo gol del local. Y en un balón que limpiamente quita Meza, nos meten el segundo. Para colmo de robos, nos metió cinco de reposición algo que pasa muy pocas veces en el fútbol Colombiano. Ni siquiera cuando el equipo que no es verde de Cali se botaba acá veinte minutos para perder tiempo o cuando Tolima se gastó diez minutos tirándose al piso. Bueno, eso si se lo hacen a Santa Fe, uno de los únicos equipos a los que se les ha metido un gol en el minuto 52 en Barranquilla.

Qué robo!!! Qué parcialidad la de Roldán, de aquí en adelante en este blog el "innombrable".

Claro está que la victoria tampoco se logró por nuestros propios errores y el buen juego del rival. La defensa perdió todo su carácter y su fortaleza a partir del partido con Nacional. Qué pasó? Qué le pasó a De La Cuesta quien era de los mejores de este año? Qué le pasó a nuestro querido Meza? Será la línea de tres? Será que de visita no debemos jugar con tres definitivamente?

Partidazo en Neiva, de infarto, con goles y corazón por parte de ambos equipos.

Hoy sinceramente además de felicitar a mi amado equipo quiero felicitar al buen fútbol del equipo del Pecoso. Gracias al fútbol por este partido.

Se viene el partido de vuelta, un partido más que difícil, en el que una victoria (con ayuda del Caldas) nos podría dar el paso a la final dos fechas antes. Sería alucinante.

Con la Santa Fe puesta en que la defensa recupere todo su nivel me despido.

Vamos León!!!

jueves, 20 de noviembre de 2014

A PASO DE LEÓN!

Así es Santa Fe. Saca unas sorpresas que uno simplemente no entiende. ¿Cómo pasar de un problema de errar un nuevo penal a ver una obra de arte en un par de minutos? Del dolor a la gloria (y viceversa por supuesto). Un extremo masoquismo, un extremo sufrimiento.

Buen partido planteado por Costas, que entendió que había que tener la pelota y arriesgar un poco más. Que también tuvo cabeza fría para recomponer el equipo y dinamizar el esquema.

Un muy buen primer tiempo para ambos equipos, con "Rufai" como gran figura y con un Cuero que estaba intratable, pero que no era capaz de dar la última puntada. Mucho toque, mucha precisión y mucha tenencia. Tres grandes opciones que no pudimos capitalizar.

Y se veía negra la noche no solo cuando nos enteramos que Adrián Vélez era el árbitro del encuentro, la preocupación se incrementó cuando vimos el primer penal no pitado, la apretada a los jugadores y la permisividad en la pata fuerte al rival.

Luego en una jugada repetida por el León desde hace dos años, Cuero gana en velocidad y Henao derrumba al Cuerito. El arquero del Once debió ser expulsado, pero el árbitro siguió jugando.

Pero como siempre. Como para no perder la costumbre. Pérez se adueña del balón y Henao ataja espectacularmente a mano cambiada.

Cuando todo se veía caída, cuando la rabia se apoderaba de nuestas almas, apareció la magia del Calvo. ¡Oh! ¡OMG! Omar Pérez baña al arquero con una vaselina que se le olvidará muy pocos y decreta el 1-0.

¡¡¡Qué pintura!!!

Y como siempre, a sufrir se dijo, Rora se vistió de arquero y sacó un balón en la raya, Rufai supo ganar minutos y los tiros libres de Arango no pasaban a menos de 50 centímetros de nuestra valla. Qué sufrimiento!.

Así acabó el partido y Santa Fe saca la casta de semifinalista y se pone a tiro de buñuelo para la final. La opción está ahí y la clasificación está en casa.

Y por si las dudas, ya estamos en Copa (los puntos en las finales no cuentan).

Un día más para celebrar.

Con la Santa Fe puesta en seguir con este paso a paso me despido.

Vamos León!!!

lunes, 17 de noviembre de 2014

SE PUEDE SEGUIR CREYENDO

No fue un buen partido en general de Santa Fe y esto claramente se viene escribiendo día a día, en este blog y en muchas otras columnas. Pero es de alabar el temple, la categoría de algunos jugadores, (la mayoría por suerte) y por supuesto lo que siempre pedimos, el exceso de testosterona.

Ese maleficio del que todos hablan no existe. A los verdes les hemos ganado aquí y allá en finales, generalmente en Bogotá les ganamos. Acuérdense del gol de Omar, del de Marrugo, de los goles de Seijas para llegar a la final de la Copa, acuérdense de los títulos setenteros del León, fueron contra ellos. Así que olvídense de ese nefasto partido en la final del año pasado y pasen esa página, dejen de creerse eso que nos ganan acá siempre porque no es verdad. Es más las estadísticas de finales nos favorecen. Lo dicen los números, no los amargos.

La sangre fría pudo más que nuestros propios errores.

Las ganas pudieron más que cualquier cosa.

La hinchada, esos que siempre creemos, esos 5000 con acompañantes de siempre, que creímos y creemos ciegamente estuvimos ahí para verlo. Para ver a un equipo levantarse varias veces de sus propias cenizas para sacar adelante un partido que pintaba oscuro.

Esa hinchada que sacó un majestuoso trapo en un partido donde nadie esperaba ninguna sorpresa se lo merece entero.

Los jugadores lo vieron y con ese aliciente salieron a buscar ese partido que había que ganar.

Algunos dicen que Santa Fe no tiene jerarquía, ahí la tienen, ganando el partido más exigente.

Algunos hablaron del "acabose" con la ida de Wílder. ¡¡¡ pues no!!!! Acá está vivo y más vivo que siempre.

Herido y con ganas de matar a quien se cruce.

Estos partidos se ganan con goles. Nosotros hicimos tres. Todos por méritos propios. Más por virtud y viveza que por error de los propios verdes.

Vienen un ave Fénix levantando sus alas.

Se viene un León hambriento.

Se viene un dragón cargado de carbón en su interior.

Se viene un Rey León.

Costas supo levantar al equipo, le dio buen manejo a la derrota y logró una victoria que pocos creían.

Recompuso a su equipo en pleno partido, le dio vuelta y supo manejar una victoria contra un equipo muy peligroso y muy exigente.

Al final, atónitos los verdes, los traidores de Bogotá y algunos otros, se fueron callados a su carretera cualquier que sea.

Acá señores, se levanta un nuevo equipo con la sangre hervida.

Acá está nuestro equipo. tarde pero listo para cuando haya que entrar a embestir como un toro herido.

Se viene nuestro amado León.

Con la Santa Fe puesta en que nuestro amado levante su alas como en su mejor momento me despido.

Vamos León!!!


viernes, 14 de noviembre de 2014

CINCO FACTORES QUE NOS PROHIBIERON SER CAMPEONES

La verdad no había podido escribir ayer porque no me sentía capaz de hacerlo. Una nueva desilusión que nos partió el alma a muchos. Entre este tiempo he querido hacer una breve reflexión sobre cinco grandes errores que se cometieron en este tiempo de entre copa y liga que nos llevaron a bajar el nivel de manera excesiva y que nos costaron una copa y un certamen internacional.

ROTACIONES:
Una cosa son las rotaciones y otra cosa es tener dos equipos. Eso es algo que por ejemplo Osorio ha entendido muy bien y que ni Costas ni Sir Wilson han podido ejecutar de manera correcta en SantaFe. Desde cuándo un jugador no puede jugar miércoles domingo? Al haber armado dos equipos el equipo perdió físico, continuidad, presión, posesión y definición. Para mí el gran pecado de toda esta temporada.

EL FÍSICO DE OMAR:
Cuando Omar no está, Santa Fe tampoco. Omar empezó en un gran nivel y con buen físico. Soy convencido que si Omar tiene continuidad tiene mejor físico. Eso de dejar descansar a Omar tanto es un gran error. De hecho creo que Omar cuando descanse debe jugar por lo menos 30 minutos. No creo que Omar haya cumplido su ciclo, ni mucho menos, pero creo que físicamente hay que llevarlo mejor y no darle tanto descanso.

EL DOBLE CINCO:
He sido muy insistente en el tema del doble cinco. Tolima nos quitó la pelota en Bogotá porque quitamos el doble cinco. Torres vuelve y se pierde y se deja de tener la sociedad con Omar. Era fundamental que en este partido jugara Roa de inicialista. Cuando Roa entró el equipo mejoró considerablemente.

NO SABEMOS JUGAR FINALES:
Con Pasto sufrimos más de lo necesario en ambas ocasiones. Este equipo jugó con 9 campeones, jugadores que han jugado miles de finales, semifinales de copa, etc. Pero esto no se vio reflejado ni en esta final ni en la anterior. Se vio un manojo de nervios desde el arquero hasta los delanteros. Se vio un equipo lento, sorprendido por el hambre del rival y por seguramente un poco de soberbia. Un gran error que se debe corregir no solo desde el DT, también desde arriba. Santa Fe tiene un problema serio de cabeza en las finales.

LA VULGARIDAD DE LOS ÁRBITROS:
El nivel del árbitro (y aunque la culpa solo la tiene Santa Fe por haber perdido) fue patético. No repuso el tiempo necesario. En los últimos cinco minutos se quemaron 10 minutos entre cambios, amarillas y la expulsión. El árbitro no supo controlar el juego anti deportivo del Tolima (que ganó por merecimientos propios y mejor juego). El arquero Uruguayo fue una vergüenza deportiva, El show del aguatero del rival no tiene nombre. Ver a Gamero dándole instrucciones de quedarse en el campo fue algo más que ofensivo al fútbol. La Dimayor no tiene buenos árbitros.

Así se nos fue otro título de las manos, una final que debimos ganar por historia, por hinchada, por nombre y por cartel. Eso si pesa en el fútbol, pero nosotros no lo hemos sabido aprovechar del todo.

Con la Santa Fe puesta en que el equipo se recupere (y la hinchada) emocionalmente y nos de una inmensa alegría me despido.

Vamos León!!!

lunes, 10 de noviembre de 2014

Y TERMINANDO SIENDO LÍDERES

En otra presentación bastante regular y con mucho sufrimiento Independiente Santa Fe se convirtió en el líder del campeonato del fútbol profesional colombiano y no solo por goles, lo hizo también por puntos. 31 puntos ubicaron al equipo de Costas como cabeza de serie en el todos contra todos.

No podía ser diferente. Se que siempre decimos y escribimos el mismo cliché Santafereño ¡pero es que es tan cierto! todos los partidos es lo mismo, el mismo sufrimiento. Ayer no iba a ser la excepción.

La primera mitad fue aburrida y muy floja para nuestra equipo. El Junior fue el dominador del juego y nos tenía en nuestro campo. "Contragolpear" con velocidad era nuestra carta de presentación y el principal armador Camilo Vargas (no Armando) era el generador del fútbol ofensivo increíblemente.

Costas lucía desesperado y no entendía lo que pasaba.

Un par de acciones de Armando Vargas (el otro armador), que me parece un jugador para seguir analizando y darle minutos, la tuvo en sus pies pero la suerte no estuvo de nuestro lado. Dos acciones una pasó por el lado del portero y la otra pegó en el palo y como por arte de magia la pelota salió del arco.

Llegó el segundo tiempo y mejoramos. Tuvimos más la pelota y empezamos a generar opciones. Mucha uña y mucho despelucado en la tribuna que alentaba forjando el gol cardenal. Para ese momento, Caldas, los verdes de Antioquia y el Medellín ganaban. Llegamos en un momento a ser quintos.

Costas movió el cambio y entró Arias quien cambió la cara de Santa Fe. La movió con toda, con su garra característica y se convirtió en el eje del equipo. Cambió la mentalidad. Y en una de esas, en un centro de Arias, Meza cabecea, todo pasaba en cámara lenta, el balón se estrella en el palo, y Cuero remata con rabia para darnos una nueva alegría. Santa Fe terminó siendo el mejor equipo del campeonato, con fútbol o sin fútbol pero la matemática no es mentirosa.

Nos quitamos el "fucú", ganamos nuevamente, nos pusimos de líderes pese a los resultados malos del pasado y nuevamente el León a preparar sus partidos definitivos.

Ahora se vienen los verdes, Huila y Caldas. Un grupo más que difícil y en el que Santa Fe y Costas deben mostrar de qué están hechos. Se viene lo bueno y debemos por lo menos sacar seis puntos más que el Caldas para llegar a Copa por tercer año consecutivo, algo nunca antes visto por los hinchas del León.

El miércoles todos al Nemesio, todos a dejar la garganta en ese estadio, que seguro Santa Fe nos tien preparado una gran sorpresa. Que así sea.

Con la Santa Fe llena de ilusión me despido.

Vamos León!!!




miércoles, 5 de noviembre de 2014

ASÍ NO SE JUEGA UNA FINAL

Santa Fe viene ya después de ocho partidos jugando mal, confuso, sin la misma presión y sin de alguna forma la mano del técnico que nos tenía tan contentos durantes los tres primeros meses.

Así como por arte de magia, perdimos la magia. No se entiende cómo.

Y es que creo que hay algunos cuestionamientos que llegan a mi cabeza que no logro encontrar alguna respuesta clara.

Por ejemplo: Si hoy no teníamos la defensa completa, por qué jugar con línea de tres en el fondo? Siendo visitantes, no era mejor tener un equipo compacto desde atrás? Jugar con una línea de tres volantes de contención y luego arriesgar un poco? Con este planteamiento perdimos a Mosquera que fue el gran sacrificado. No era mejor jugar con volantes definidos así Arias podría tener un rol más defensivo?

Qué pasó con la presión que era nuestra principal arma? Por qué Omar Pérez está teniendo que jugar tan atrás? Estamos perdiendo su cabeza y aunque lo hace bien defendiendo, hoy a mi juicio fue inmenso haciéndolo, no pasa nada en el ataque sin su brillante cabeza.

El partido se lo pusimos en bandeja de plata al Tolima que muy justamente nos ganó y donde pudo irse más abultado.

Dónde está la cabeza, la alegría de este equipo?

Por qué se siguen armando dos equipos y no un equipo con buenas rotaciones? No será que el equipo perdió ritmo con estos cambios y el armado de los dos equipos?

En fin, ahora quedan noventa minutos, noventa minutos que serán muy duros y de extrema paridera. A lo nuestro.

Ahora con más razón, Costas tiene que ganar el punto invisible que gracias a Dios sigue vivo porque los rivales no ganaron la fecha pasada. Al Junior hay que ganarle y ganar ese punto invisible a como de lugar, como es costumbre, se nos apretaron las cosas en todos lados y la vida no será fácil.

Compren marcapasos señores!

Con la Santa Fe puesta en que la mano de Costas aparezca me despido.

Vamos León!!!

jueves, 30 de octubre de 2014

LAS SEMIFINALES SE GANAN. NO SE JUEGAN

Una vez más Santa Fe tiene la oportunidad de engrandecer su libro de historia con la Copa Colombia, una copa que no ganamos desde 2009 y que fue la misma que nos hizo ver por primera vez campeón a nuestro amado equipo luego de muchos años.

Lo recuerdo como si fuera ayer, un sufrimiento agónico para ver al calvo Pérez convirtiéndose en ídolo con dos goles que forzaron los penales y que gracias a San Agustín la corona fue del León.

Pues casi cinco años después Santa Fe tiene la oportunidad de conseguir un título más en la era Pastrana, con la base de Boyacá y Sir Wilson. Sería el cuarto título y la sexta final en cinco años. Por tercera vez consecutiva Santa Fe llega a una final de la Dimayor.

Para llegar a esta final, no podía ser diferente a nuestra fiel y respetada historia. Teníamos que sufrir y esta vez si que lo hicimos, sobre todo cuando ese cuarto árbitro señaló los cuatro minutos de adición y los tiburones se nos vinieron encima.

Tuvimos como solucionarlo antes. Morelos la tuvo, Rangel la tuvo, Roa la tuvo.

No fue un buen partido, no jugamos bien. Las dudas siguen ahí. No se vio la presión de otros días, ni la velocidad, ni el sacrificio de siempre. Lució como años anteriores donde un gol bastaba y conformaba.

Vi a un Costas desesperado en la banca, regañando y despertando a sus jugadores. No estaba conforme con lo que veía en el campo de juego. Tampoco la tribuna estaba conforme. Y cuando el partido más se apretaba, empezó el aliento furibundo de los leones y así acabó el partido.

Entrar a hablar de planteamientos y tácticas me parece que sobra. Santa Fe jugó una semifinal y la ganó. Porque las semifinales se ganan, no se juegan. Y eso es jerarquía. Santa Fe la mostró. Santa Fe la sudó y bien gorda. Ahora tenemos la copa cerca. Tenemos la mitad de la gloria muy cerca señores.

A celebrar y a disfrutar que este equipo sigue dando alegrías.

Con la Santa Fe puesta en que sigamos celebrando me despido.

Vamos León!!!